Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

El tapón de corcho, un valioso activo socioambiental y económico

Diferentes elaboradores y profesionales del sector vitivinícola se reunieron el pasado 8 de noviembre en Vilafranca del Penedès en una jornada formativa organizada por laInstituto Catalán del Corcho y Innovi donde se puso en valor el taponamiento con tapones de corcho de los vinos y espumosos.

Albert Hereu, director del Instituto Catalán del Corcho y miembro de la Junta Directiva de Innovi, destacó diferentes aspectos beneficiosos del tapado con tapones de corcho, como por ejemplo el control en elestabilidad del producto durante el transporte y distribución y el hecho de que los tapones ayudan a la trazabilidad del vino ya determinar su autenticidad.

Las bodegas que utilizan tapones de corcho para cerrar sus vinos y espumosos pueden reducir el balance de CO2 de las botellas entre un 18% y 40%

Imagen2

Por otro lado, los tapones de corcho representan también un valioso activo a nivel socioambiental ya que permiten a las bodegas que utilizan tapones de corcho reducir el balance de CO2 de las botellas de entre un 18 y un 40% y pueden tener diferentes usos en su ciclo de vida. Así, los tapones de corcho se pueden reciclar para diferentes usos, también sirven para obtener biogás o para transformarse en sustrato en el viñedo e incluso se pueden utilizar como medio granular para depurar las aguas residuales de los procesos productivos de las bodegas.

 

100% natural, 100% reutilizable y 100% reciclable

El corcho es un material natural que retiene más CO2 de lo que emite y su extracción no causa ningún impacto negativo; además, no requiere la tala del árbol. De hecho, después de la cáscara del corcho la actividad biológica del alcornoque aumenta y su captación de CO2 se multiplica entre 3 y 5 veces. Esto convierte al alcornoque en un sumidero de CO2, una fuente de biodiversidad y una barrera contra el fuego, entre otros.

Uno de los datos más interesantes que se comentaron en la jornada es el hecho de que, según un estudio publicado por Wine Economics en 2016, el consumidor compraría antes, y estaría dispuesto a pagar más, por una botella tapada con corcho natural que por la misma botella tapada con tapón sintético o tuerca.

El consumidor también asocia el tapón de corcho a uno proceso tradicional ya uno cierto ritual, sobre todo en el caso de la apertura de botellas de cava, y genera un imaginario muy positivo vinculado a producto de mayor calidad.

Imagen1

 

Cataluña es uno de los pocos países del mundo donde convive el territorio vitivinícola y el corchero

Hereu también hizo hincapié en que Catalunya es uno de los pocos países del mundo donde convive el territorio vitivinícola y el territorio corchero y las grandes oportunidades que esto representa. Desde este punto de vista, destacó el reto compartido entre los agentes de ambos sectores para vehicular y dar a conocer esta riqueza en productos enoturísticos y corcheros donde el consumidor final pueda conocer de primera mano tanto el proceso de elaboración del vino o espumoso, como el proceso experiencial de la cáscara del corcho, por ejemplo.

En la Jornada, Anna Oliveras, responsable de Química Analítica del Instituto Catalán del Corcho analizó los diferentes tipos de tapones y sus características atendiendo también a los criterios de control de calidad, de almacenamiento y transporte.

En cuanto al aspecto práctico, los asistentes recogieron de la mano de Jordi Roselló, responsable de Calidad de Grup Oller, un conjunto de buenas prácticas en el proceso del embotellado y Magda Anton, directora de Calidad de Recaredo expuso un caso de éxito de cómo influencia el taponamiento en la elaboración del cava.

Aquí puedes acceder a las presentaciones de Albert Hereu y Anna Oliveras.

Presentación de Albert Hereu:

Presentación de Anna Oliveras:

es_ESSpanish