Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

PRIMER EMBOTELLADO DE VINOS DO EMPORDÀ CON TAPONES DE FINCA

Las bodegas de la DO Empordà han empezado este mes a embotellar sus vinos con tapones elaborados con corcho extraído de alcornoques ubicadas en las mismas bodegas ampurdanesas o en explotaciones cercanas. De esta manera se materializa el proyecto impulsado conjuntamente por el Instituto Catalán del Corcho y el Consejo Regulador de la DO Empordà, con la colaboración delAsociación de Empresarios Corcheros de Cataluña (AECORK), que pretende poner en valor la confluencia singular del corcho y el viñedo en un mismo territorio: el Empordà. Ambas instituciones han creado la marca 'Tapes de finca' para identificar estos tapones de proximidad elaborados con corcho auctóctono y de calidad.

 

Un largo proceso de elaboración

Hace más de un año, se procedió a hacer la leva en los alcornoques de las bodegas que participan en la iniciativa. La leva es el proceso de extracción del corcho que se lleva a cabo de una manera totalmente manual por parte de los llamados peladores que, con un hacha, realizan un corte circular en el tronco del abre, desgajan longitudinalmente la corteza y arrancan. El corcho extraído se ha dejado reposar durante casi un año al aire libre para adquirir las propiedades necesarias para el taponado. Una vez repuesto, el corcho está hervido para aumentar su volumen y hacerlo más elástico y flexible. Y finalmente se corta para darle la forma deseada.

 

Garantizar la trazabilidad

Los 'Taps de finca' han sido elaborados por empresas corcheras catalanas. El Instituto Catalán del Corcho ha diseñado un sistema de trazabilidad que garantiza que las bodegas participantes utilizarán corcho de su área de proximidad. El control del origen del producto se mantiene durante todo el proceso, desde la extracción y preparación, pasando por su paso por fábrica y hasta la entrega final a la bodega participante en la iniciativa. El proyecto que desea tener continuidad en el tiempo se irá desarrollando progresivamente. En total, una veintena de bodegas del Empordà participan en el programa.

Cabe remarcar que el corcho catalán necesita de media 14 años para alcanzar el grosor necesario -unos 4 centímetros- para ser usado para elaborar tapones. A diferencia de otras zonas productoras como Extremadura, Andalucía o Portugal donde el crecimiento es más rápido –con 9 años de media es suficiente–, en Cataluña este proceso es más lento. Pero justamente esta ralentización le confiere una mayor densidad al corcho y, en consecuencia, mejora su calidad para tapones.

Precisamente, las bodegas ampurdanesas participantes usarán especialmente los 'Tapes de finca' para tapar sus mejores vinos. Una marca que les aportará un valor añadido con un significado de producto de calidad, cercano y sostenible. La creación de la marca tiene por objetivo poner en valor el corcho autóctono, contribuir a su recuperación y favorecer la gestión de los bosques de alcornoque del Empordà. El programa, que se hace realidad gracias al vínculo entre los sectores corchero y vitivinícola catalán, contribuirá a la conservación medioambiental y paisajística del territorio para que puedan disfrutar de ellos las generaciones presentes y futuras. El alcornoque representa cerca del 45% de la superficie arbolada en el Baix Empordà y un 25% en el Alt Empordà. Y las comarcas gerundenses concentran el 80% de las hectáreas de alcornocal de Cataluña y el mayor número de árboles de alcornoque de toda España. Estos bosques favorecen la prevención de incendios, ya que reducen su intensidad y la propagación de los fuegos.

 

es_ESSpanish